La alimentación varía según la edad y el momento en el que nos encontremos. El embarazo, la lactancia o la menopausia son etapas de la vida en las que nuestro metabolismo y fisiología cambia, por ello debemos adaptar nuestra alimentación a cada etapa vital.

Embarazo: Durante estos meses el cuerpo de la mujer está en constante cambio y la alimentación de la madre juega un papel muy importante para el correcto desarrollo del futuro bebé. Por ello, saber elegir alimentos los adecuados en las cantidades aconsejadas y llevar un estilo de vida saludable en esta etapa es primordial. 

Lactancia y postparto: Durante el tiempo de lactancia la madre debe cuidar su alimentación. Es un periodo en el que ella está alimentando a su bebé por lo que necesita más energía, pero es importante saber que esa energía es aconsejable obtenerla de alimentos saludables.

Menopausia: Es la etapa en la que los ovarios de la mujer dejan de producir óvulos y el cuerpo produce menos estrógenos y progesterona. A causa de esto se presentan diferentes síntomas, entre ellos, aumento de grasa abdominal (entre dos y cinco kilos de grasa se suelen alojar en la barriga) observándose que la capacidad para bajar de peso de peso se ha visto mermada. Otros síntomas son el insomnio o la ingesta de comidas a deshoras. Por todo esto es importante prestar especial atención a la alimentación a este momento vital de la mujer, tratando de frenar el aumento de peso descontrolado y educándola nutricionalmente para afrontar esta nueva etapa de su vida.

facebook